"HALLAR LA LUZ DE LA RAZÓN"



A tus pies, frente a tus ojos,
cabizbajo a merced de tu voluntad,
con el corazón arrepentido, me confieso,
apártame de ésta oscuridad,
he prendido la luz de la esperanza y,
te confieso todo lo que he sufrido,
desamparado estoy, ayúdame, necesito respirar,
quiero que en mí,
empiece a rayar, la luz de la razón,
sin tu luz, lo sé,
no puedo caminar,
y siento un vacío en el corazón.




Por caminos corruptos e impuros,
vagué, sin saber por qué,
y confieso que sin ti, viví mis días más duros,
¿ pero sólo por mi culpa ? ¡ no lo sé !
He manchado mis manos de sangre y aún no sé por qué,
el mismo infierno conocí,
todo lo que tenía lo perdí.
Perdí mi dignidad,
mis valores humanos perdí,
y perdí también, mi libertad,
sin pensar ..., sin pensar en ti.




Quemé los mejores años de mi vida,
hasta que te encontré, mucho tiempo caminé así,
dejé de amar todo lo que más quería,
todo lo perdí ...,
todo ..., así, sin ti ...




Hoy, llamo a las puertas de tu morada,
y prendo fuego a todo lo que fue,
pido amparo, abrazado a tu alma inmaculada,
y prendo la llama concebida por la fe.
¡ Ayúdame. !




Esta noche, es luna llena de amor,
cielo lleno de estrellas, matando el orgullo y la sinrazón.
¡ Alma blanca ! Más odio ... ¡ No !
Eres la sombra de mis huellas,
una nube con alas blancas, hoy, me lleva hacía ti,
estrellas en el firmamento,
tus ojos brillan en el cielo,
tráeme a casa, tu alma y tráeme tu corazón,
quiero que en mí, empiece a rayar, la luz de la razón.




Mañana no sé dónde estaré,
pero tú siempre sabrás dónde encontrarme.
Seguramente, mañana por algo, otra vez pecaré,
y sólo puedo pedirte, que puedas perdonarme.




Cuando me abandona la pasión,
y siento que la vida es un poco absurda.
Cuando se apodera de mi la desilusión,
y el mañana, como un diablo, viene hacerme burla ...
Llamo a las puertas de tu morada,
busco amparo en tu alma inmaculada,
busco en tus cielos,
quiero recuperar parte de lo que tenía ...,
y recuperar, parte de lo que más quería.
¡ Ayúdame !




Prendí fuego a todo lo que fue,
y prendí la llama concebida por la fe,
tráeme a casa, tu luz, tu alma y tráeme tu corazón.
Quiero que en mí, empiece a rayar, la luz de la razón.




------------------

(c) Vicente V. Solera.

"SIN ESCRÚPULOS" Poema audiovisual

“CON LAS ARMAS DE TU INDIFERENCIA”




Un día, hace ya tiempo … ,

tú quisiste idear algo diferente,

con tu poder y con tu inteligencia.

Y venciste,

en contra de la mayoría de la gente,

con las armas de tu indiferencia.




Pintamos en las paredes,

dibujos y máscaras anti-destrucción,

pero caímos en las redes,

de tu miserable incomprensión.




Y con tu incondicional indolencia,

resististe.

Y con las armas de tu indiferencia,

indujiste.




Y así,

a los hombres los pusiste a trabajar.

Los hombres arrasaron,

árboles, campos y húmeda hierba.

Las maquinas levantaron

grandes columnas de metal.

Las manos …, levantaron

grandes columnas de piedra,

y construyeron al fin,

tu gran invento para matar,

construyeron tu fábrica,

tu gran nave, nuclear.




Por las calles,

la gente se volvió a manifestar …

Por las calles,

gente corriente,

gente de paz,

gente que tan sólo quiere,

vivir, trabajar y respirar.




Y llegó,

llegó ese día y llegó ese tiempo,

en el que tu invento, esparció su veneno;

y el hombre no pudo controlar el fuego,

no pudo resistir el veneno,

no pudo … ,

no pudo controlar tu gran proyecto.




Pero aun así,

una nueva generación,

avanza con firmeza,

avanzan por la conversión,

luchan con nobleza.




Niños crecen … ,

y avanzan con ambición,

fuertes de moral,

sin ningún disfraz ,

alzan sus ojos, al nuevo día,

con gran pasión,

fanáticos de la paz,

fanáticos de la libertad.




Luchan sin muestras de flaqueza,

luchan contra las maldades

que engendra el odio,

luchan contra la desdicha,

engendros e ideales,

de una época marchita.




Y brillará una nueva vida,

amanecerá una nueva sonrisa,

cicatrizará la herida

y decaerá toda tu gran mentira,

porque dejaran que entre la luz,

en sus corazones,

y no dejaran que las adversidades,

rompan sus ilusiones.




Aunque tú ... sigas ideando algo diferente … ,

con tu incondicional indolencia,

y aunque así, siga muriendo tanta gente,

jamás vencerás …,

con las armas de tu indiferencia.


. . . . . .



©Vicente V. Solera

. . . . . .



No pretendamos que las cosas cambien,
si siempre hacemos lo mismo.
Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora,
que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

-Albert Einstein -

. . . . . .

“Si no cambiamos la dirección de nuestros pasos
es muy probable que acabemos llegando allí adonde nos dirigimos.”

-Proverbio Chino -


. . . . . .




“TODOS LOS AMANTES ...”



la luna de medianoche,

pudo conseguir,

hacer más bellas,

las horas de la monotonía,

y las estrellas,

como diosas,

pudieron destruir,

todo lo absurdo y toda melancolía.





La vida fue en ese momento,

unos ojos risueños,

a mí,

otra vez volvieron,

las hermosas creaciones de los sueños.





Pero como siempre,

al final,

desperté,

y me puse de rodillas,

clavado en la tierra,

como un árbol desolado …,

como un hueso quemado …,

y ya casi sin fe,

quise subir hasta el cielo,

para ver si así,

desde allí,

podia comprender …

y tumbado después,

boca para abajo,

soñé que bajaba hasta el mismo infierno,

para ver si así,

desde allí,

podia entender …





¡ Oh! Viejo mundo,

he visto tu vida,

tu muerte

y tu mutación.

Mundo de sabios,

mundo de genios,

y sin embargo,

siempre caes en la misma equivocación …





Que vengan todos los amantes …

Que vengan todos …





Vanidosas codicias,

fuertemente nos golpea,

inventándose crueles estrategias

y falsas caricias,

para después matarnos,

por sólo querer conseguir,

un poco de riqueza …

Vanidosa codicia,

perdición nuestra,

por nuestra torpeza.





Mundo de sabios,

mundo de genios,

vestido con sus modernos atavíos,

y buscando valiosos remedios …,

pero quién intentará otra vez abolir,

nuestras buenas costumbres

y nuestra bella forma de vivir.





Que vengan todos los amantes …

Que vengan todos …

Tenemos algo por qué luchar …

Hay que poner fin a esta lluvia de fuego …,

a este orgullo y desamor …,

hay que ponerle un final.





Que vengan todos los amantes …

Que vengan todos …



******



©Vicente V. Solera








“Y TENGO QUE MARCHAR”





Quema el aire, abrasa el sol,

voy dejando atrás, la ciudad.

Brilla blanca estrella,

nos besa el corazón,

y voy camino a otro lugar.




No quiero romper,

estas cadenas,

que me atan a ti,

pero esta ciudad,

ahoga hasta los poros de mi piel.

Estas cadenas,

no hacen daño,

espérame aquí,

tengo razones suficientes,

para volver.




Hoy escribo mi última canción,

pero mañana, yo sé que volveré.

Cuando vea la señal …,

que me lleve a ti,

buscaré otra razón,

para amarte otro día más.

Pero hoy,

quema muy agresiva,

hasta los huesos, la ciudad,

y tengo …,

y tengo que marchar.



******


Espero que hasta pronto,
y perdón si no os comento,
deseo tener la oportunidad de visitarles, siempre,
cuídense, quiero sentirlos, al regreso, llenos de salud ...,
nos vemos cuando el sol salga por un nuevo horizonte.
Un abrazo.


******


©Vicente V. Solera


“LA LUCHA POR CONSEGUIR UNA SOBERANÍA”



Banderas y pancartas desiguales,
recorren las calles,
cambios interminables,
tiempos de transición.
Militantes y aliados,
proponen nuevas leyes,
y esperan resultados ...,
entre disputas y corrupción.



Aquí,
donde existen ideologías diferentes,
líderes y ansias por tener el poder.
Aquí,
donde existen escuadrones de la muerte,
que matan, sin casi nadie entender, por qué.



Los sentimientos de la gente,
cada día son más liberales,
y los caminos también son más libres,
y aún viven y festejan ardorosamente,
viejas tradiciones y viejas costumbres;



pero por el camino,
se oyen protestas y lamentos,
y aunque todo no es ya tan mezquino,
muchos siguen soportando, escasez y sufrimientos.



Cada mañana temprano,
entre ensordecedores ruidos …,
muchos van de vuelta al trabajo,
mas otros …, entre suspiros,
aún esperan lograr el futuro soñado.



Tiempos difíciles del ayer,
me traen recuerdos de tu fiel ideología,
y me traen también,
discursos que nos llegaron a convencer,
cuando luchabas,
por conseguir una soberanía.



La voz de tu pasado,
hoy me trae de nuevo tus mensajes,
recordándome tus palabras prometedoras,
dispuesto a vencer por tus ideales,
recuerdo que ya no te importaban las horas …,
trabajabas día y noche,
por una creencia que se convirtió en fanática,
y ha menudo, aún me pregunto,
¿ si quizás trabajabas sólo por alcanzar la aureola,
o en verdad trabajabas por mejorar tu patria.?



Tal vez por tu astucia y picardía,
lograste tener una buena reputación,
o tal vez, no lo sé, por tu sabiduría,
lograste el liderazgo de una nueva generación.



Hoy,
brilla el sol de otro tiempo ya,
y por las calles,
la voz de tu pueblo se pregunta,
¿ si eres o no eres leal ?
porque al poder alcanzado no renuncias,
aun sabiendo
que te has comportado de un modo desleal.



Hoy,
pareces casi invencible,
y el poder parece que te ha dominado,
pero igual que ayer, eres inconfundible,
aunque tu forma de vestir
y tu forma de ser,
ha cambiado.



Ahora has aprendido mucho más a convencer,
y hablas mucho mejor,
pero tus ideales ya no los comprendo,
tus palabras confunden y ya me dejaron de atraer,
hablas del futuro sin temor,
y con decepción,
escuchamos el mismo discurso de hace tiempo,
a veces cambias de cartera …,
pero nunca cambias de argumento.



Algunos años pasaron sobre mi,
llenos de confusión ...,
dejamos de preocuparnos del futuro, confiando en ti,
admirando tu insuperable imaginación;



pero hoy,
tus ojos los seguimos viendo como en otros tiempos,
fijos y obsesivos, sobre la misma ambición,
hoy,
tu forma de actuar, tiene los mismos argumentos,
probablemente,
será que tú,
tampoco tengas otra opción.



Y brilla el sol de otra época ya,
y la voz de tu pueblo, aún se pregunta,
¿ si serás o no serás leal ?
porque al poder alcanzado no renuncias,
aun sabiendo,
que te has comportado de un modo desleal.



Tiempos difíciles del ayer,
me traen recuerdos de tu fiel ideología,
y me traen también,
discursos que como hoy,
nos llegaron a convencer …,
cuando luchabas y luchas,
por conseguir, una soberanía.


******


©Vicente V. Solera


******


En los trances duros, los señoritos invocan la patria y la venden. El pueblo no la nombra, pero la compra con su sangre.

Antonio Machado


******




“HEREDERO DE TU PROPIO TRIUNFO”


La fuerza de un mundo hipócrita y violento,
muchas veces tus alas de libertad quiere romper.
Fuerza de necios, fuerza bruta sin fundamento,
pero pocas, muy pocas veces esta fuerza te puede vencer.




Tú eres un fúlgido de albor.
Tú eres más fuerte y eres el valor.




Brilla esplendorosa dentro de ti,
ansiedad, inquietud,
brillan nuevos amaneceres, tus ganas de vivir,
radiante brilla, la sangre de tu juventud.




Sangre que fluye como las aguas de un manantial,
sobre un río nuevo de pasión.
Sangre que por tus venas no para de arder,
y alma que también se aflige de confusión,
pero de pronto te vuelves a fortalecer.




Tú eres como una estrella,
que en la mañana aún sigue brillando,
y eres en el camino, como una estela,
que siempre luminosa debes seguir caminando.




Tu vida, hoy es más libre que nuestro ayer,
pero hay veces, que andas perdido de un lado para otro,
siempre, siempre hay quien te sabe comprender,
pero tu camino, no …, no es tan maravilloso;




a veces no llegas donde quieres llegar,
pero tienes poderosos recursos para volver a empezar;




y aunque sea insegura tu vida dorada,
debe seguir brillando esa fuerza, en tu mirada;




hoy navegas por el mar de tu futuro dorado,
para que mañana duermas,
bajo la estrella del triunfo de tu pasado.




Brilla un fúlgido de albor, en ti,
la magia de un tiempo que empiezas a sentir.
Ansiedad, inquietud,
vida y ésta virtud,
brilla esplendorosa sobre tus venas,
sangre, la sangre de tu juventud.




Tú eres una esperanza, heredero de tu propio triunfo,
pero el camino que has de caminar es muy duro.
Hay cosas que no se respetan,
y hay puertas que se te cierran.
El destino está vigilante en las alturas,
y la justicia, pocas veces tiene respuestas para tus dudas,
pero tú no necesitas alcohol, ni drogas que te aten,
no necesitas armas, ni estimulantes para calmarte,
necesitas brazos y manos que te abracen,
y corazones que no estén marchitándose.




Tú eres una esperanza, heredero de tu propio triunfo,
pero sólo depende de ti, de ti depende nada más.
Grita o llora, cuando te envuelva la tristeza o la soledad,
que tus lamentos se oigan,
y sigue los pasos que conducen a la paz …,
los pasos que conducen a la paz,
sólo..., sólo para la paz.



******

© Vicente V. Solera

“MIENTRAS LA HIERBA CRECE ...”



Las mujeres lavan la ropa,

cortan la leña,

amasan el pan,

y enseñan a los niños,

cómo se amansan a las fieras …




Muchos padres,

bajo tierran están,

y otros,

aunque vivos,

jamás podrán trabajar.




Las niñas,

ya no quieren aprender,

sólo las tareas del hogar,

y los más mayores,

enseñan a los jóvenes,

cómo luchar,

sin batallas sangrientas,

que ganar.




Mientras la hierba crece …

Mientras la hierba crece ...,

en las praderas.




Los niños juegan a ser libres,

viendo florecer,

lo que la vida les regaló,

y aprenden a besar un cielo,

que un amanecer les ofreció.




Muchos padres,

al atardecer,

los esperan en el hogar,

tienen el calor que otros ...,

nunca pudieron tener,

y antes de irse a dormir,

encuentran los abrazos y los besos,

que otros no pudieron dar.

Los niños juegan,

estudian

y aprenden,

cómo caminar …,

sin ambiciones,

que nadie deba lamentar.




Mientras la hierba crece …

Mientras la hierba crece ...,

en las praderas.


******

©Vicente V. Solera

“NUESTRA DULCE ESPERA”





En más de un sueño,


hemos danzado como el viento,


para llegar más pronto hasta ti,


hijo mío,


para ser tu amor más fiel.


En más de un sueño,


has sido nuestro más dulce alimento,


así besamos tus ojos,


bebimos de tu llanto,


y nos alimentamos, acariciando tu piel.




Queremos amarte mucho,


damos nuestra vida entera,


por estar junto a ti.


Nadie puede quitarnos,


todo el cariño que te podemos dar.


Queremos regalarte nuestro sueño,


queremos que seas parte de nuestro deseo.


Regalános tú, una mirada, en nuestro caminar,


nuestro corazón es tu corazón,


y el latir de tu vida, es nuestro despertar.




Tenerte entre nuestro pecho


y acariciar tu llanto,


vale todo un mundo.


Queremos caminar con el calor de tu cuerpo,


y queremos hablarte del amor,


queremos besar tu cabello, cada segundo,


y así,


todo lo que un día sentimos en nuestras entrañas,


éso …, dejará de ser dolor.




Hijo mío,


nuestra sangre es tu sangre,


estés dónde estés …


Arde el fuego de un gran deseo,


esperando la bella entrega …


No importa cuántos días


y cuántas noches, estuvimos esperando,


queremos besar tu bello sueño,


porque tú eres, nuestra dulce …


Nuestra dulce espera.




******




Muchas familias esperan años para adoptar un niño ,
y muchos pequeños no tienen familias para adoptarlos.

Dedicado para esos Padres,
que lo buscan ,
lo desean y lo esperan con gran fervor.



******


©Vicente V. Solera

“DIOS DEL VIENTO, DE LA LLUVIA Y DEL SOL”



Cada mañana, cuando amanezca en tu cielo,
regálame, como siempre, tú mi Dios,
la bella sonrisa de tu alma perfecta.
Desnuda mi vida,
cada segundo me entrego a ti,
soy como la tierra enamorada,
de sueños sin fin.




Regálame, otra vez, un rayo de sol,
sin ti,
mi cielo no puede ser azul,
y regálame en cada instante,
una bella oración,
para amar cada día más,
a mi dulce amor.




De mi corazón, brotan hondos suspiros,
y necesito de la faz del cielo, sentir esa bella luz.
Renueva estos corazones llenos de fe ...,
renuévalos, tú mi Dios, de vida y gozo,
con lo que tiene ya que verdear...
Dame de tu viento, dame de tu lluvia, dame de tu sol,
dame de tus valles, de tus ríos y dame de tu mar,
es nuestra mejor riqueza, huyo de un mundo material,
busco más amor,
es mi mayor ambición.
Un rayo de luz y un abrazo tuyo, cada mañana,
un rayo que brille con el grato roce de tu alma.




Cadenas yo no pude, ni puedo romper,
mas regálame en cada aurora, más fuerzas y más valor,
mientras juego entre la hierba de mi niñez,
y hazme sentir, que quien defiende tanta destrucción,
no prosperará su condición.




Quiero un nido lleno de amores,
quiero un canto de ruiseñores,
y brisas que traigan perfumes de un millón de flores.




Quiero niños libres jugando en las praderas,
cantando himnos de victoria,
y conseguir entre todos, romper tan viles cadenas...




Quiero una libertad de vientos, con alas de juventud,
que vuelen por caminos sin guerras, buscando paz.
Quiero un abrazo de niños,
y allá, donde se pelean entre hermanos,
que busquen fraternidad.




Quiero una paz que abraza montañas
y acaricia tus cabellos, hacia el final del terror.
Quiero un dulce despertar,
para los que aún permanecen dormidos por el dolor.
Quiero un saludo de sonrisas en la mirada,
observando una victoria en las ruinas de toda prisión.




Cada mañana,cuando amanezca en tu cielo,
regálame, tú mi Dios, la bella sonrisa de tu alma perfecta.
Desnuda mi vida, cada segundo me entrego a ti,
y a veces, te deseo más que a nadie...
Como el niño que ayer fui,
deseo que me abraces el corazón,
hazme sentir tu alma,
regálame esa flor,
quiero tenerte cada día al alba,
soy como la tierra enamorada,
de sueños sin fin,
quiero ser la flor de tu jardín.
Porque sé,
que esa flor tiene tu nombre.
Porque sé,
que esa flor tiene tu sangre.
Quiero ser, Dios mío, la flor ..., la flor de tu jardín.



******

© Vicente V. Solera.

“ESPÍRITUS DE GRANDEZA”



Muerte de un bloguero.

-Dedicado a todas esas muertes sospechosas-

******
Con las manos abiertas
y alzadas hacia el cielo,
cantamos interminables
himnos de paz.
Queremos conseguir una sonrisa,
para todo aquel que siente miedo
y cantar canciones de victoria,
no es capaz.




Pocos tienen la capacidad suficiente,
para poder borrar de su mente,
las escenas de la vida,
que hieren,
las escenas y las palabras,
que no mienten …




Que los hombres hemos malgastado el tiempo,
fabricando instrumentos para matar …
Megalómanos han tenido frío sentimiento,
buscando el poder, bajo la disciplina militar.




Espíritus de grandeza,
buscando de una absurda guerra,
caminos de gloria.
Luchando entre mensajes de destrucción,
para tan sólo conseguir,
más lágrimas, más sangre y más confusión …




Porque a seres que hemos creado ...,
en pocos segundos, los hemos matado,
y a seres que hemos amado …,
sólo por el color de una bandera …,
los hemos odiado.




Y tantas cosas que hemos construido …,
y nosotros mismos, las hemos destruido.




Y tan valiosas cosas que hemos inventado,
para luego, tan fríos …,
¡ que mal las hemos aprovechado. !




Sabemos de los derechos
y valores humanos,
mas por alzar otra voz,
alzar otras manos,
amar otra religión …,
o por el color de la piel,
de la forma más cruel,
siguen siendo marginados,
apaleados ..., asesinados …;




y muchos, no buscaban, ni buscan,
caminos de gloria,
pero sí, una honesta victoria,
mas encontraron y encuentran,
violencia y muerte,
simplemente,
por querer vivir,
entre la gente.




Espíritus de grandeza,
que buscaron y buscan, caminos de gloria,
para sólo encontrar, senderos de muerte.
Lucharon y luchan, para conseguir una victoria,
mas por sus intereses,
a costa de la pobreza, de otra gente …




Hoy,
aún luchamos por la igualdad …,
y todavía no disfrutamos, de nuestra libertad …,




seguimos luchando,
como lo hicieron en el pasado,
alzamos la misma voz,
por los que ya no están …,
por los que murieron y,
por los que nacerán ...
Espíritus de grandeza,
megalomanía,
orgullo y grosería,
esa es, nuestra única, herocidad.



******

©Vicente V. Solera


“PRIMAVERA DORADA”



Voy amarte muy lentamente,

mi princesa florecida por la lluvia y el sol.

Voy a besarte en tu perfumada frente,

hasta que me impregnes de tu imperioso verdor.

Quiero acariciarte con la ternura de mi mente,

y con la yema de mis dedos,

conseguir que sonría una flor.




Mi princesa de azahar,

una gota de rocío,

en la noche,

me despertó,

anunciándome tu despertar,

y mi sonrisa dormida del invierno,

por ti,

de nuevo floreció.




Vas a florecer nuevamente

este inmenso jardín ...,

y yo, otra vez,

me arrodillaré,

para abrazarte …,

mi princesa de jazmín.




Voy a construir una escalera,

con las flores que tú me regalas cada día,

mi amada primavera.

Una escalera de flores,

que llegue hasta el cielo,

para regalarle a la luna, una flor,

y quiero que tú me acompañes,

para que los dos juguemos,

al juego silvestre y eterno, del amor.

Mi princesa floreada y perfumada,

dame tu calor.




Voy amarte muy lentamente,

aunque sé, que pronto,

el invierno se llevará tu imperioso verdor,

pero yo te esperaré,

para volver a besar tu perfumada frente,

y con la yema de mis dedos,

conseguir que sonría una flor ...

Mi princesa,

primavera dorada por el sol,

yo sé que volverás,

para que juguemos al juego eterno,

del amor.


******


© Vicente V. Solera

“EN EL NOMBRE DEL PADRE …”




Éllos nacieron en un lugar,
donde cuando ni la conciencia les auxilia,
tienen que abandonar a una familia,
y algo parecido a un hogar.





Hace pocos días, dejaron el país
y el pueblo que los vio nacer,
navegan bajo un cielo gris
y sobre un gigante
que no los deja retroceder,
van sobre una barca agujereada,
sin rumbo y sin hogar,
y no buscan y no desean,
ningún lujurioso placer.
Sólo les queda rezar.
En el nombre del padre,
del hijo y del espíritu santo … Amén.





En la barca
a merced de esa gigante tempestad,
sólo hay rostros que definen
un frío gesto de miedo,
cansancio y dolor,
pero el aliento reposa y,
palpita en los corazones el sosiego,
gracias a la fuerza del valor.





Ya no les importa,
que al traspasar la espesa niebla,
nadie con éllos lo va a celebrar,
y en la mañana alguién los mirará mal,
no les importa ya, que al llegar,
en la breve o larga estancia,
algo en éllos se va a quebrar,
porque algunos
los trataran de un modo irracional.
Lo único que les importa es llegar,
sentir los pies en la tierra,
a tierra regresar.





Ya, pasando el camino fronterizo,
encuentran un lugar …,
bendito lugar, bendito,
paisajes sin desolación,
nada parecido a un paraíso,
pero de momento mucho que ganar
y muy poco ya que perder.
Sólo les queda rezar.
En el nombre del padre,
del hijo y del espíritu santo … Amén.





A orillas de la vida y de la muerte,
bajo este cielo gris,
se les oye decir,
¡ oh ! Dios compasivo,
gracias por haberme despertado,
hoy a punto estuve de quedarme
eternamente dormido,
y ayer, mi hijo desesperado …





Él tiene frío en los labios,
sangre en los pies,
todo perdido y su mundo al revés.
Élla tiene sed en las entrañas
y siente un triste llanto dentro de su vientre,
más allá de su alma,
y frente a las puertas del nuevo sol,
sólo habla la desesperación
y calla el corazón emocionado,
sienten que alguién,
un trozo de paraíso les han regalado.
Éllos consiguieron llegar,
mas a otros,
de sus sueños se adueñó la mar,
navegan sobre un gigante que no les deja retroceder.
Sólo les queda rezar.
En el nombre del padre, del hijo …, y amén.





Él tiene temblores en la garganta
y frío en los ojos,
y va buscando en su mirada
a los amores lejanos.
Élla tiene esperanzas en las entrañas
y tan sólo dos antojos,
que alguién le de agua y calor,
a su ángel de ojos blancos
y rojas manos,
a su ángel de negras pestañas
y sangre, sangre limpia ,
inocente sangre, de sus entrañas.
Que le den calor a su ángel,
que acaba de abrir sus ojos y tiene hambre,
que le den calor al que quiere vivir,
al ser de su sangre, que ha vuelto a nacer,
en el nombre del padre,
del hijo y del espíritu santo … Amén.





Pero van a sentir escalofrío en el cerebro
y escalofrío en el corazón,
porque ruge sin intermisión,
el poder del racismo y la discordia,
y lloraran de incomprensión,
victimas del odio y la xenofobia.





Y tú …, debes comprender,
que la sangre que corre por sus venas,
sufre el mismo daño.
Tú …, debes saber,
que todo éso, que tanto condenas,
es un corazón,
que como tú o como yo, también necesita calor.
No te importe el color de su piel o su religión,
tan sólo un comportamiento
es lo único que debe importar,
muy dentro de todos, existe un sentimiento,
y también éllos, saben amar.
Tuvieron que abandonar sus tierras,
muchos por amor también,
por el nombre de sus padres,
de sus hijos y, sin saber por qué.





A veces muere, pero sin muestras de venganza,
muere la ocasión de sentirse persona por primera vez,
mas su tierna edad le brinda la esperanza,
de que el mundo reconozca algún día,
tanta, tanta estupidez.
Sólo les queda rezar, muy dentro del alma rezar.
En el nombre del padre,
del hijo, del espíritu santo …, y ,… Amén.


******




©Vicente V. Solera 


"JAMÁS PODRÁN DOBLEGAR A TANTO CORAZÓN"



Hoy,
mi corazón,
baja a mis amados valles.
Hoy,
quiero ver,
como ayer,
lo que están haciendo
esos heroicos infames.




Hoy,
dejo atrás el lugar donde vivo y,
vuelvo a mis viejas calles,
vuelvo a mi pueblo,
el lugar que nunca olvido,
ni con el paso de los años.
Quiero estar al lado,
de los hombres, de las mujeres,
de los niños y de los ancianos.
Si más cerca no puedo,
sí entrego mi corazón,
a sus manos.
En esta tierra de vándalos,
jamás podrán doblegar a tanto corazón,
a nosotros no nos domina la ira
que provoca el rencor,
ni somos presos
de tanta locura,
sin razón.




Nosotros,
siempre volveremos a empezar,
somos las mismas personas
que en el ayer,
con esfuerzo y tesón,
construimos un nuevo hogar.




Vosotros nunca podréis
ver un nuevo amanecer,
porque sólo tenéis armas para destruir
y corazón para odiar.
Pero en esta tierra
que es mi tierra también,
y vosotros queréis corromper,
jamás podrán doblegar a tanto corazón.




Volveremos a construir
un nuevo pueblo
y una nueva ciudad,
volveremos a sembrar
las semillas
de la reconciliación,
para volver a vivir,
para no dejar de amar.
Vosotros,
ni con fuego, ni con cadenas,
podréis con tanto corazón.




Trabajaremos la misma tierra
que vosotros nunca habéis amado,
sólo tenéis alma para destruir,
vuestro mismo pueblo,
habéis destrozado,
sólo tenéis corazón para malherir,
y sois esclavos de vuestra maldita condición,
corazón despiadado,
corazón inhumano.




Pero en esta tierra de vándalos,
jamás podrán doblegar a tanto corazón.
Fabricaremos aliados,
los muros de un nuevo hogar,
nacerán nuevos corazones,
nacerán nuevas ilusiones,
concebiremos nuevos corazones
y otra vida ...,
otra vida nueva más,
volveremos si es preciso,
volveremos …, a empezar.




Vosotros nunca podréis,
con tanto corazón que vive para la paz,
vuestra violencia y vuestra deslealtad,
se convertirá al fin,
en nuestra libertad.




Hoy,
mi corazón,
sube de nuevo
a lo más alto de las montañas,
para clavar,
con los hombres, con las mujeres,
con los niños y con los ancianos,
estandartes que jamás podrán doblegar.
Una bandera teñida de verde
y otra bandera teñida de blanco,
por nuestro pueblo,
con nuestras manos,
por los que matan,
por los que mueren,
en esta tierra de vándalos.




Vosotros sólo sois,
efímera libertad,
esclavos de vuestra maldita condición.
Nosotros construiremos
un nuevo pueblo,
una nueva ciudad,
vosotros sois presos
de vuestra propia perdición.
En esta tierra de vándalos,
jamás podrán doblegar, a tanto corazón.




******




© Vicente V. Solera

"AUNQUE PASE MUCHO TIEMPO”




El sonido del reloj marca el compás de mi sentir,

el tic tac és como el palpitar de tu corazón,

¡y no sé cuántas horas han pasado sin ti.!

Sólo sé que las horas de mi vida

anhelan el sonido de tu respiración,

y este tic tac es como sentirte aquí,

aunque tú no estás cerca,

muy cerca te siento,

y aunque pase mucho tiempo,

tú estarás siempre, muy dentro de mí.




Jamás olvidaré,

que la mañana nos brindaba una sonrisa de luz,

pero la más bella sonrisa sólo me la brindaste tú,

y aunque pase mucho tiempo,

volveré a ese lugar donde solíamos ir,

y aunque tal vez nunca podrás escuchar mi lamento,

tú te fuiste y desde entonces se me hace un poco difícil seguir …




Entre tus recuerdos no sé qué guardarás,

en la noche se quiebra un suspiro en mí …,

un suspiro de anhelo que tú nunca oirás

y quizás nadie jamás te lo podrá decir.




Como una paloma de alas blancas,

echaste a volar entre el silencio y un dulce ensueño,

echando a perder algunas esperanzas,

y la ilusión de un maravilloso y fantástico sueño.




Pero aunque pase mucho tiempo,

nunca, nunca jamás te olvidaré,

como jamás tampoco olvidaré,

que fuimos libres en un mundo muy turbulento,

lleno de avaricias y, muchas veces muy violento.




¡Ay! Amiga de caricias sin fin,

el sonido del reloj sigue marcando el compás de mi sentir,

y no sé ¿cuántas horas han pasado sin ti.?

El tic tac del reloj és como el palpitar de tu corazón,

las horas de mi vida anhelan el sonido de tu respiración.

Aunque tú no estás cerca, muy cerca te siento.

Hoy volveré a ese lugar donde solíamos ir,

y aunque pase mucho tiempo,

tú estarás siempre muy dentro, muy dentro de mí …



******



©Vicente V. Solera


“TÚ SIEMPRE RESISTIRÁS”




Hay días,
que no te cuesta nada,
sonreírle a la mañana,
reflejos de alegría, por estar vivo …
Pero existen días, que te encuentras,
en esas sendas melancólicas,
que recorren las venas de tu vida …
Existen días, que otra vez, despiertas,
y sólamente es el sol,
quien te da la bienvenida …




Y existen momentos, que quizás,
a nadie le interesa,
¡ dónde estarás, !
¡ si estarás lejos o estarás cerca … !
Y en tu vida,
existirá más de una mañana, que quizás,
a nadie le interesará,
¡ qué haces, !
¡ si vienes o te vas … !
Pero vamos tú …, empieza.
Tú, vencida o vencido.
Tú, perdedora o perdedor.
No dejes de ser una soñadora,
no dejes de ser, un soñador.




Empieza de nuevo.
Aquí está tu futuro,
aquí está tu destino,
y deja de hacer,
todas esas cosas …,
que no tienen sentido …




Hoy, puedes buscar,
un camino, que brille tanto como el sol.
Hoy, puedes caminar,
por caminos que tu vida, jamás conoció.




Hay veces que te ves perdido …,
hay veces que te ves perdida …,
por el odio
y la lucha implacable,
de tanto enemigo.
Pero tú …,
siempre te vuelves a poner en pie,
a tu juventud,
nada le hará emblandecer la piel,
aunque la vida,
contigo,
a veces, sea cruel …




Y si tú …,
quisieras cambiar de esa oscura dirección,
dirección que te lleva siempre, a ninguna parte,
si tú quisieras, sin duda, encontrarías tu condición …,
y dejarías de ser, un estúpido errante …




Hoy, puedes darte, una oportunidad,
y puedes volver …,
y todo aquello en lo que dejaste de confiar,
hoy, puedes volver a creer …




A las injusticias, a la vanidad …,
a tus horas vacías y a la deslealtad.
Resistirás.
A la soberbia, al egoísmo,
a la hipocresía y a los días de pesimismo.
Tú …, siempre, siempre resistirás.




Al infierno de un amor no correspondido,
y a la fría luz,
de un solitario rincón destruido.
Resistirás.
Porque eres más fuerte,
que una desilusión,
y porque eres más fuerte,
que una traición.
Resistirás.




Porque así ..., siempre caminaste,
a tu juventud,
nadie, ni nada, la podrá turbar.
Porque así ..., siempre luchaste,
aunque algunas puertas, se te vuelvan a cerrar.
Tú …, siempre,
siempre, resistirás.



******


©Vicente V. Solera



“HOY, COMO MAÑANA, TÚ NO TE MUERES. ESPERANZA.”




Si por las calles de la pobreza,
mientras repican las campanas,
caminan familias,
sin casi nada para comer,
y en la vieja plaza de San Pedro,
una voz nos llama
y nos quiere reconocer,
para predicar la palabra
del profeta al que amo yo.
Entonces, éllos …,
no adoran a un mismo Dios.






Si cuando terminan de rezar …,
y con sus anillos sellados en oro,
caminan por los pasillos de su verdad,
contemplando el gran tesoro,
desde la capilla donde los fieles,
van a confesar …,
y con un simple amén,
luego se sientan en la mesa,
para comerse el gran banquete …
Entonces éllos …,
no adoran a un mismo profeta,
éllos se comen el pan
que deberían ofrecer ...,
pero todo sigue igual …
Éllos no adoran al mismo Dios,
que adoras tú y que adoro yo.
Todo es mentira,
nada es verdad,
ese no es el mundo soñado,
todo eso és, triste falsedad.






Por caminos corruptos
hemos vagado,
y si ha sido sólo por nuestra culpa,
no lo podemos saber …
Hemos visto a más de un niño
desamparado,
y aquel que perdió sus valores humanos,
no lo quiere reconocer …






Hemos manchado hasta nuestras uñas,
de sangre,
y echamos la culpa,
a más de mil demonios,
dejamos que más de un corazón
se desangre,
y aún no comprendemos,
que vagamos a cuestas...,
por culpa de nuestros mismos odios …






Hoy, con el corazón arrepentido,
muchos prenden la luz
de un nuevo amanecer,
confiesan todo lo que han sufrido,
pero los ángeles de la muerte ...,
vuelven a vencer.






Que hoy no derramen más lágrimas,
los que viven con penas y penurias …
Que hoy echen las armas,
a un abismo de basura.
Que hoy se coman a besos,
sin intereses deleitosos de lujurias,
y que se cierre el triste telón ya,
de esta vida impura.






Que hoy el mundo celebre,
el aniversario de la reconciliación,
y vayamos todos …,
sin ningún rencor,
a olvidar,
que ayer alguién,
nos clavó un puñal en el corazón.






Que hoy,
se quemen los trajes
y las medallas de la dictadura,
y entierren a los ángeles de la muerte ...
Que hoy no se pueda ver desde la atalaya,
las tinieblas de la locura,
y que el corazón que sobrevive,
sea más …, mucho más fuerte.






Que hoy quisiera irme contigo,
ya sin dolor,
a celebrar el aniversario,
de la paz y la libertad universal,
ir todo el mundo, ya sin temor,
a olvidar,
que ayer nos quisieron obligar,
a odiar la desigualdad …






Que sea una realidad, ya para siempre,
que el mal y el hambre,
no sea ya, la causa de tanta muerte.






Hoy,
entre los barrotes de mi celda,
y entre las alambradas
que no me dejan atravesar esta bella selva,
antes de que pierda la memoria,
pongo el alma del mal y el corazón del bien,
en la balanza,
y prendo fuego a todo lo que fue …,
prefiero vivir,
dándole la espalda, a la venganza,
y prendo la llama concebida por la verdadera …, fe.
En ti, pongo toda confianza ...
Hoy, como mañana, tú no te mueres. Esperanza.

 


******
©Vicente V. Solera

"SIN ESCRÚPULOS"





El alba enamorada,

abraza con dulce pasión,

los tejados de los humildes hogares.

La brisa de la alborada,

acaricia suspiros sin fin,

de los viejos y de los nuevos amantes,

y los ruiseñores con alma sosegada,

cantan con los besos de los niños,

con los abrazos de las madres,

al son de la marcha a la cruda batalla,

de los padres.




El sol de este mundo endiablado,

rasga mi piel,

en el día lastimero de mi largo viaje,

de mi triste marcha.

Las lágrimas de los niños,

amargan como la hiel,

y los besos de mi dulce amada,

hielan como la misma escarcha,

dulces y bellos besos que,

arañan a este amante fiel.




Señor de la paz y la libertad,

tiende tu mano,

para esta humilde tierra,

acógenos en tu regazo,

aquí ..., en esta inútil guerra.




Acógeme, señor,

no quiero ser huérfano de ti,

no apartes tu alma de mi corazón.

Cógeme de la mano,

los días son tinieblas para mi,

voy a ciegas hacia las armas de la destrucción,

corazones sin escrúpulos,

me han traído aquí...



******


-Dedicado al soldado desconocido-


©Vicente V. Solera


“CUANDO LOS ÁRBOLES ME SUSURREN AL AMANECER”





El lucero de una estrella
despierta las inquietudes de mi ser.
Escondidos en los pliegues de mis manos
y de mis dedos,
están los exultantes tiempos de mi niñez,
y me despojo por unos segundos,
de la prisión de mis miedos,
para agradecerte vida ...,
tu agradable desnudez.




Las nubes me dibujan alas pintadas
con los colores de la libertad,
y las primeras canciones del bello ruiseñor,
despiertan mis ojos,
para que pueda ver, tanta beldad,
y te doy las gracias vida,
por tan gozoso resplandor,
y gracias, porque el amor pudo …,
con tan inexorable maldad.




Cuando los árboles me susurren al amanecer,
a la alborada yo le voy a contar,
vida, cuanto, cuanto yo te amaré.
Tiembla aún, el lucero de mi despertar,
y a mi amor,
las bellas arrugas de sus senos,
de nuevo besaré,
gracias vida,
por tu agradable forma de amar,
y gracias por darle tanta vida a mi ser.
Las sombras de mi juventud,
hoy, las besa bello resplandor,
como a ti,
como a ti,
mi pequeño gran ruiseñor,
y en el bulevar de los amantes,
con la mirada desnuda,
suenan besos en la piel del anochecer,
el amor y la esperanza,
besa las venas de la luna,
como los amores de siempre,
como los corazones de ayer,
en el bulevar de los amantes,
donde perdí mi niñez.




Cuando tú, mi vida ...,
me regales otro día más,
y me regales
el beso que no me dice adiós jamás,
comprenderé otra vez,
que ni la plata, ni el oro,
ni los diamantes, ni las perlas,
son gran tesoro,
y a la alborada yo siempre le diré,
vida, cuanto, cuanto yo te amaré.
Cuando el viento haga susurrar a las flores,
que aún puedo ver.
Cuando los árboles me susurren, al amanecer.

******
©Vicente V. Solera

“HOY ME HE ACERCADO A ESTA TIERRA”




¡ Oh ! Infinito y grandioso mundo mío,
que en mi juventud
no me importabas tanto,
me mostraba indiferente y frío,
nunca me interesó,
ni tu angustia ni tu encanto,
mas hoy por ti, como un desafío,
adecuadas palabras voy buscando.




¡Ay! Mundo mío,
que un día para siempre, así tal vez,
como durmiendo y sin dolor,
dulcemente te dejaré,
mas hoy,
dejo atrás todo este gentío,
pues aunque es agradable sentirlo,
hoy necesito por un momento,
apartarme de el;




porque ahora,
viejo mundo,
quiero dejar de mirarte
como una extraña lejanía,
y encontrarme a solas contigo,
no quiero dejar de admirarte,
y busco tu agradable cercanía,
para ser tu más sincero testigo.




¡Ay! Mundo mío,
van pasando las horas perennes del tiempo,
y yo como otros,
veo tu júbilo,
pero también tu entristecimiento;




en más de un sueño,
he ilusionado incansable,
el fin de tu infelicidad,
pero siento que es inevitable,
hablar de esta triste verdad;




que unos trabajan duro
para que otros no sufran,
otros sufren
para que unos disfruten de la vida,
y unos mueren sin razón …,
para que otros vivan,
y así, así cada día,
la felicidad de algunos
es tristeza para otros,
y lo que son placeres para unos,
para otros son tristes sollozos.




Y quién seguirá dándole un arma a ese niño,
para seguir matándole su libertad,
y quién otra vez con un cuchillo,
partirá en dos el corazón
del que quiere vivir y amar;




y quiénes conseguirán redimir,
a esas personas que no pueden vivir en paz,
porque hay quien no sabe vivir,
sin sentirse héroe de una lucha ineficaz;




y quiénes al fin,
podrán impedir,
el triste llanto
del sentimiento y el decoro,
de la miseria y el abandono;




y mañana quién otra vez,
intentará adueñarse con su potestad,
adueñarse de los derechos,
de los sueños y los deseos,
de algunas personas
que sólo quieren vivir entre la sociedad.




¡Oh! Infinito y grandioso mundo mío,
que ayer me mostraba indiferente y frío,
hoy dejo de mirarte como una extraña lejanía,
y busco tu agradable compañía,
para ser tu más sincero testigo.




Hoy me he acercado a esta tierra,
a mi tierra, a tu tierra, a nuestra tierra,
si no a trabajarla con mis manos,
sí a observarla con mi mirada y con el corazón,
sí a conocer a los que dicen ser mis hermanos,
y entregarme en cuerpo y alma, hasta perder la razón.




Pero quién intentará otra vez ,
que el alba no nos bese en nuestros ojos
y en nuestra piel.
Que Dios nos salve a todos, de toda …,
de toda injusta ley.




Hoy me he acercado a esta tierra.
A mi tierra, a tu tierra...
A nuestra tierra.


******
©Vicente V. Solera

"SUSURROS"






Cuando vuelva la primavera,

frente al mar,

tú y yo ...,

sentiremos el tacto de una nueva flor,

las ansias del deseo

van buscando un lugar,

bellezas que existen en esta tierra,

llena de color.

La mañana me trae,

susurros de tu forma de amar,

susurros me dicen

que me ofreciste tu corazón.




En nuestros ojos,

nuevas sonrisas florecerán,

la paz de las estrellas,

nos traen susurros

de amores que volverán,

nos abren luminosas estelas,

por senderos de oscuridad.




Como nubes blancas,

será nuestro nido de amor,

las hojas de los árboles,

me traen susurros al amanecer,

me dicen que las armas

ya no vomitan fuego de terror,

susurros me dicen que,

odios y rencores huyen del ayer.




Cuando vuelva la primavera,

frente al mar,

tú y yo ...,

sentiremos el tacto de una nueva flor,

la mañana me trae,

susurros de tu forma de amar,

lejos de tanto error,

lejos de tanto temor.




En nuestros ojos,

nuevas sonrisas florecerán,

crepúsculos nuevos,

dibujan en el cielo,

colores de paz,

lluvias y vientos, me traen,

susurros de libertad.



******




©Vicente V. Solera



“EN EL ALBA”





Por esta vida y por esta tierra,
por lo que tú me das
y por lo que yo te dí …,
por tanta gente indefensa,
y para no olvidar nunca,
a quien un día dio la vida por ti.



Por este universo de amor,
que aun podemos ver,
por las cristalinas
y dulces aguas de nuestros ríos,
aguas limpias,
que nunca queremos dejar de beber,
y para que sigan luchando,
por los tuyos y por los míos …



Por el color de nuestra mar,
por el verde de nuestros montes,
y para que nadie pueda olvidar,
que existen maravillosos horizontes.



Por el color de esas miradas inocentes,
que son esperanza de futuro,
y por la gente que no comprende
lo que un corazón siente,
cuando no encuentra su rumbo …



Para que la esclavitud de las armas,
terminen,
porque brille la paz
en cada rincón de nuestro mundo,
por las personas que en soledad y en silencio,
sufren,
y para ofrecerte cada día, un sueño más profundo.



Por la crueldad, la cobardía y la traición,
por el despertar de una nueva
y eterna alianza …,
por los sinsabores,
por la indignación,
y para que en cada instante,
vuelva a renacer tu esperanza.



Por los que luchan y por los que mueren,
sólo por defender su humilde verdad …
Por los que no nos desean y nos hieren,
y no nos dejan nuestra libertad.



Por la blanca claridad,
que cada día ilumina nuestra morada,
porque jamás se oscurezca
nuestro inmenso blanco-azul,
por tus noches, por tus atardeceres
y por nuestra alborada,
y porque eterno perdure, para todos …,
ese rayo de luz.



Para que jamás muera una ilusión,
para que nunca dejemos de soñar …,
porque muera para siempre, la sinrazón,
y para ayudarte un poco a olvidar …



Para aquellos
que les falta lo más esencial …
Por los más débiles
y por los que saben comprender.
Por los que a pesar del dolor,
saben perdonar,
y por todo lo que en esta tierra,
tiene aun que nacer.



En el alba, por todo ésto,
seguirán surgiendo,
profundos sentimientos.
En el alba, por todo éso,
seguirán resplandeciendo,
ardientes y fieles, lamentos.



Una canción, siempre, en la mañana,
triunfadoras melodías,
desde lo más hondo del alma,
cantaran, siempre por ti …
En el alba.


******


© Vicente V. Solera

“PARA CUANDO ME QUIERAS OLVIDAR”



Como un jinete que cabalga a lomos
de un caballo desbocado,
que va hacia el alba
y viene de ninguna parte,
esperando el porvenir,
impregnado de exultantes ilusiones,
y muchas ganas de vivir,
feliz con el más leve soplido del viento,
y despojado de todo fanatismo,
para subsistir ;



así, jamás fatigado de correr,
hasta encontrarte …, libertad,
así, viví mi infancia y mi juventud,
sin vanas codicias mis ansias,
y mis deseos, ausentes de crueldad,
ni más valiente, ni menos cobarde que tú …,
en esa edad que no entiende,
ni de prohibiciones, ni de disciplinas,
ni se imagina, que algún día,
llegará, nuestra senectud,
en esa inocente edad, que no comprende,
ni de codicias, ni de angustiosas heridas …,
y tampoco entiende,
el por qué, de tanta esclavitud …



Con los juegos pintados
de los colores de la fantasía,
y el viento dibujando en las nubes,
las notas musicales de la armonía.
También así, viví mi juventud,
ni más inteligente, ni menos tonto que tú …



Y ahora que yo me marcho,
y no sé dónde iré,
y tú te quedas,
abrazando cada día un nuevo sol,
en tu despertar.
De las heridas y del frío de la niebla,
siempre me despojaré,
para cuando me quieras …
Para cuando me quieras olvidar.



En los campos llenos de imagenes,
inscripciones, nombres, cruces y flores,
cuando solamente te acuerdes de nuestros errores,
y no hagas más que llorar.
Cuando no recuerdes de nuestra forma de reír,
y no recuerdes, de aquello que solíamos soñar,
no recuerdes de por qué
y por quién, hay que vivir,
y cuando no suene el himno de tu libertad,
iré a tu rincón solitario,
al pie de tu lecho iré,
con deseo exultante mi ansiedad,
despojado de vanos estandartes, volveré,
cuando te sienta sollozar,
cuando los recuerdos sangren en tu amanecer,
una vez más, yo te amaré …



Sin vanas codicias mis ansias,
tu alma volveré a cautivar,
para cuando me quieras …
Para cuando me quieras olvidar.



******


©Vicente V. Solera